La dolorosa experiencia de ser una misma

14.10.16 en 1:03 a.m.
-->




Alba es una niña en tránsito a convertirse en mujer que lucha por ser una persona normal en medio de la desintegración familiar. Alba es una muchacha retraída que habla bajito sin mirar a los ojos; siempre esta seria y angustiada, casi no ríe o ríe sola. Alba es una especie de alienígena dentro del ambiente de algarabía y frivolidad que viven las chicas de su escuela. Alba es el personaje central de la película del mismo nombre, deslumbrante opera prima de Ana Cristina Barragán. Filme que llega a las carteleras nacionales luego de un exitoso recorrido por distintos festivales que incluyen dos importantes galardones: Lion Film Awards del Festival de Rotterdam y una mención especial dentro de la categoría Horizontes Latinos en el Festival de San Sebastián.

Confieso que esperaba con mucha expectativa el primer largometraje de Ana Cristina Barragán, luego de ver sus cortos Despierta (2008), Domingo Violeta (2010) y Nuca (2015) queda claro que la directora apuesta por una mirada personal, femenina e intimista que evoca la complejidad de la experiencia de convertirse en mujer. Alba es la continuación de una mirada y un mundo, un universo hecho de pequeños detalles, sensaciones corporales, de historias breves que narran la experiencia femenina más allá de simplificaciones, estereotipos o concepciones binarias.

Como en los cortometrajes precedentes, Alba relata el paso de la niñez a la adolescencia como una experiencia matriz de la feminidad, tan desconcertante como dolorosa.  El filme se concentra en un relato de profundidad e intimidad de una niña de 11 años que atraviesa por tres dolorosas transiciones: de la infancia a la adolescencia, de la madre al padre, y de la clase media alta a una clase media baja. Por un lado, la historia relata su primera menstruación, su primer beso, el crecimiento inesperado del vello axilar. Del otro lado, se narra la traumática historia de la enfermedad de Greta, la madre, y la mudanza obligada con Igor, el padre. Finalmente, esta última transición implica un cambio de barrio y paisaje socio-económico que la niña prefiere ocultar en su escuela. Una mañana en la escuela, la profesora pide que Alba lea una composición sobre su vida, la niña pasa adelante, guarda silencio frente a su escrito, cuando esta a punto de leerlo, unas gotas de sangre impactan en la hoja blanca. Frente a sus dolorosas transiciones Alba queda aterida, sin palabra; tal cual pasa con su tarea, su biografía parecería suspendida y manchada por ese flujo incontrolable que sale de su cuerpo, unas veces por la nariz, otras entre las piernas.  

La narración del filme toma partido por Alba, cuenta la historia desde su punto de vista, ilumina su experiencia, dándole sentido y legibilidad. En contra de los estereotipos machistas y el bullying femenino, la película cuenta la historia de esta niña freak y aboga por una estética de la diferencia. El cuerpo, la mirada, los silencios de Alba, hacen de ella una chica rara, que se siente expulsada de toda comunidad, llámese esta grupo familiar o círculo escolar. La narración del filme trabaja dos líneas dramáticas que se intersecan más allá de consideraciones morales y esquemas binarios. Por un lado, cuenta la historia de la difícil relación de la niña con su padre, un hombre huraño, golpeado por la vida, resignado a la soledad. Por el otro, narra la necesidad de aceptación de la muchacha en el círculo de amigas en la escuela. Entre la aceptación de un padre no deseado y el miedo al rechazo de las chicas de la clase, Alba vive la dolorosa experiencia de ser ella misma. 

El mérito de la película es afrontar esta compleja historia con el lenguaje adecuado y una sostenida dirección de actores. A punta de planos cerrados y cámara al hombro, la película recrea la experiencia de Alba, su desconcierto y su mirada. En los primeros encuentros con el padre -rodados en el registro civil, en su casa y en una piscina- una cámara de inspiración documental registra personas y espacios a corta distancia, planos cerrados y parciales nos devuelven la sensación de angustia y desconcierto de Alba. Son pocas las ocasiones en las cuales la cámara se aleja para contemplar a los personajes de lejos, como en el viaje a la playa que hace la niña con su padre, filmado en sendos planos cenitales. Por otro lado, hay que destacar las actuaciones de Macarena Arias, joven actriz revelación, y Pablo Aguirre, actor de trayectoria, cuya relación dota de una poderosa energía al filme. En un registro de actuación basado más en la acción y el cuerpo que en los diálogos, la pareja encarna perfectamente a dos extraños seres que habitan en mundos distintos, y tienen problemas para comunicarse.       

Por todas estos méritos Alba es una película excepcional en el panorama del cine ecuatoriano. Es una propuesta rigurosa a nivel ético, estético y narrativo, que explora a profundidad el mundo interior de su personaje y lo hace desde una fuerte mirada femenina atenta a lo sensorial, a los lenguajes del cuerpo, a los estremecimientos íntimos, más que a las grandes acciones. Estas características delatan un cine riguroso, intimista y posicionado desde una mirada femenina que desde una estética de la diferencia hace un alegato contra los estereotipos y el bullying. La película visibiliza la experiencia de ser mujer que los hombres jamás podríamos narrar, dignifica la experiencia de una feminidad alternativa a los modelos establecidos construidos desde la mirada masculina. Su relato discreto, en tono femenino, es el otro lado del cine de hombres rudos y realismo social al que nos tiene acostumbrado el cine nacional.

2 comentarios

  1. Anónimo Says:

    Si algo se critica a las películas de Scorsese es su mirada fálica de la vida, rufianes dentro de una violencia de espectáculo adornada de una cámara presuntuosa que injustamente lo han llevado a ser considerado un gran director. Pero por otro lado tenemos estas películas que son la mirada uteril de la misma. No hay términos medios, me dirige la mirada de manera maniqueista a lo mismo, el de una niña en su difícil crecimiento, la misma que en ciertos parece una propaganda de toallas higiénicas juveniles. Sin duda la cinta tiene sus momentos buenos, nostalgicos, una niña se convierte en mujer (el trauma de una niña rica es por la mestruación, no por tener que bocado llevarse a la boca), veo cierta poesía visual que sin ser grandiosa al menos paga el ticket de la sala. Pero por otro lado están inevitablemente los prejuicios de la clase burguesa que domina el cine ecuatoriano, el denominado cine de Cumbayá, que dibuja a los pobres como infelices, poscritos, viviendo en decadencia, y del que hay que huir, porque la cama blanca es mas caliente, la ropa tiene colores, porque el mundo de los ricos hay amables, solidarios, y la impertinencia es un pequeño defecto que todos tenemos. Donde la única preocupación es el sexo y el disfrute del placer sensorial. Pues así es esta cinta, sensorial, uteril, es una gota de menstruación sin sabor....una cinta juvenil con aires de cine indie francés. El abuso del teleobjetivo a veces asfixiante solo oculta una un mundo burgués vacío del que Barragán prefiere no hablar, solo le interesa la pre adolescencia como discurso cinematográfico, pero con un enfoque netamente pueril. POr otra parte es una historia que hace muchas aguas en su escritura. Vamos, en serio!!!, alguien se puede creer que una niña burguesa no tiene otro familiar que no sea su zombie padre, pobre y decadente?, o su zombie progenitor no podría vivir mejor en la casa de la niña y dormir en la habitación contigua de la cama pulcra y confortable? Así como se critica el cine de Hollywood donde hay explosiones y persecusiones todo el tiempo, también se debe criticar el cine donde el problema existencial sea ver un vello axilar en crecimiento. Eso si, la niña aguanta cualquier problema q la cinta pudiera tener, una gran actriz, en medio de una historia que no sabe a donde ir. He dicho.

  2. RECOMENZAR Says:

    un placer conocerte
    me gusta como hablas de lo que te gusta a ti

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com