El cine como el ángel de la historia

14.9.13 en 1:17 p.m.
 
 
 
La muerte de Jaime Roldós (2013) de Manolo Sarmiento y Lisandra Rivera



¿Cuál es el lugar que ocupa el cine respecto de la historia? Es la primera pregunta que me suscita el documental, recientemente estrenado,  “La muerte de Jaime Roldós” dirigida por Manolo Sarmiento y Lisandra Rivera.

La película vuelve sobre la figura del primer presidente electo democráticamente en 1979, luego de casi una década de dictaduras. A través de un meticuloso trabajo con material de archivo, los directores echan nuevas luces sobre la significación nacional y regional del  carismático líder. El filme retrata a Roldós como un joven idealista abanderado de la democracia y los derechos humanos en franca oposición a las poderosas dictaduras del cono sur. Su muerte, ocurrida en 1981 y atribuida oficialmente a un accidente aéreo, es reinterpretada en el contexto de un conjunto de acontecimientos de la política nacional y la geopolítica regional del momento. A partir de un delicado tejido de documentos, imágenes y voces se deslegitima la versión oficial y se sugiere relaciones e interese ocultos que ponen en debate la tesis del accidente.

Con un manejo narrativo diestro y autoreflexivo, el documental realiza tres importantes tareas: un arreglo de cuentas con el pasado,  una revisión de la historia oficial y un uso creativo del archivo. En primer lugar, el filme reinscribe una memoria traumática permitiendo un saludable trabajo de duelo tanto para los familiares que la protagonizan la película, como para el país que discutió poco las implicaciones del suceso. En segundo lugar, el filme constituye un contradiscurso frente a la versión oficial de la historia al cuestionar la hipótesis del accidente que selló de un plumazo el debate sobre otros caminos posibles al modelo neoliberal.

En tercer lugar,  el documental construye una poética del archivo. Su labor parece ser escarbar en los archivos, recuperar los fragmentos de historia almacenados en documentos oficiales y en grabaciones de audio y video, volverlos a juntar para construir algo nuevo.  En su contrastación, armado y rearmado, los documentos adquieren un uso creativo, un nuevo sentido, una inusitada actualidad. El cine, como el ángel de la historia del que habló Walter Benjamin, trabaja sobre fragmentos del pasado para abrirlos al relámpago de la actualidad, a la promesa de otro mundo posible.

“La muerte de Jaime Roldós” nos recuerda el poder que tiene el cine para interpelar a la historia, su capacidad para devorar cualquier material de archivo, actualizarlo y dispararlo al futuro.

0 comentarios

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com