Que tan lejos

31.1.12 en 2:32 a.m.



La opera prima de Tania Hermida es una road movie social y melancólica. Usa la figura del viaje para recorrer la geografía y la cultura ecuatorianas. Pero, al mismo tiempo, propone una mirada distante y apesadumbrada por la realidad nacional. Los diálogos jocosos de los personajes y la música ambiental que suena en donde sucede la acción contrasta fuertemente con el mod melancólico y la música incidental que envuelven la película.

Quizá por esta razón, en el filme hay una extraña mezcla de la algarabía propia del viaje y la nostalgia del amor perdido. El mismo título alude a una expresión que averigua por la distancia que separa al viajante de su punto de llegada. Que tan lejos propone una reflexión sobre el inalcanzable objeto de deseo, sea este la persona amada o una idea de país. En la película, los personajes nunca encuentran lo que buscan, sino algo distinto e inesperado.

Como lo hiciera años antes Dos para el camino (1980) de Jaime Cuesta y Alfonso Naranjo, la película reúne dos personajes disparejos embarcados en una aventura constante por la geografía ecuatoriana. Sin embargo, Hermida trabaja con una sensibilidad femenina y crítica. Trata con ironía las tradiciones provincianas, la hipocresía, el machismo, la corrupción, los emblemas y discursos de la identidad colectiva que eran ensalzados por Jaime Cuesta.

Con el telón de fondo de los esplendidos paisajes de la sierra, la historia relata el accidentado viaje que Soledad y Esperanza emprenden desde Quito hacía Cuenca. En medio de una crisis política que terminará con la destitución del Presidente de la República, las dos recorren carreteras desoladas y pueblos vacíos, mientras conocen a una serie de personajes en el camino. Soledad es una turista española de mediana edad, desprejuiciada, racional y práctica; Esperanza una adolescente idealista, impulsiva, llena de perjuicios. La una busca divertirse y conocer el Ecuador, la otra impedir que el matrimonio de un joven de quien está enamorada. A pesar de las diferencias entre ambas surge la amistad a partir del encuentro compartido de de aquello que no fue buscado.

Durante la mayor parte de su metraje, el filme mantiene un encuadre funcional y una narración bastante clásica. Sin embargo, en determinados momentos se permite tímidos guiños modernistas. Paneos de 180 grados sobre el paisaje, movimientos lentos de zoom, cortes esporádicos sobre el mismo plano y una voz metadiegética alteran momentáneamente la transparencia del relato. Los personajes y la ciudades principales de la historia son presentados por una voz en off que suministra datos del linaje histórico y familiar como si de un expediente se tratase. A través de este recurso se plantea una comparación entre la biografía personal de las protagonistas marcada por tragedias familiares y la historia social de las ciudades, signada por la colonización y las migraciones actuales.

Que tan lejos es una película de oscilaciones y contrastes. Si por un lado, hace un relato clásico, costumbrista y cómico de los comportamientos y la idiosincrasia local en plena época de la globalización; por otro construye una mirada melancólica y autoreflexiva que no acepta la perdida de la nación igualitaria y progresista que prometió la modernidad.






Que tan lejos. Año: 2006. Dirección: Tania Hermida. Intérpretes: Cecilia Vallejo, Tania Martínez, Pancho Aguirre, Fausto Miño, Ricardo González, David Rambay, Alfredo Espinosa, José Alvear, Camila Zaldumbide, Kléber Naula, Ruth Bazante, Carla Jarrín. Guión: Tania Hermida. Producción: Mary Palacios, Gervasio Iglesias y Tania Hermida. Música: Nelson García. Fotografía: Armando Salazar. Duración: 96 min.

0 comentarios

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com