Crónicas

31.1.12 en 3:08 a.m.



El segundo largometraje de Sebastián Cordero es una ambiciosa coproducción de México y Ecuador. En clave de thriller explora la personalidad descompuesta de un asesino serial de niños y cuestiona el papel de los medios de comunicación como nuevos jueces del acontecer público. Con mucha cámara al hombro y una cromática donde predominan los colores fríos, la película construye una historia oscura de ambientes lúgubres y personajes fuertes.


Manolo Bonilla, periodista estrella del programa Una hora con la verdad es enviado al Ecuador para realizar un investigación sobre un asesino en serie conocido como “el monstruo de Babahoyo”. En su búsqueda, presencia un linchamiento colectivo. Decide ayudar a la víctima ventilando su caso en la televisión a cambio de información sobre el buscado asesino. Finalmente Bonilla descubre que el “monstruo de Babahoyo” es aquel hombre que el mismo convirtió en mártir y héroe de sus crónicas.


Crónicas es un filme que se sostiene en su guión. Cordero, fundamentalmente preocupado por el relato, empareja acciones, administra suspenso y construye la personalidad escindida de Vinicio “el monstruo de Babahoyo”. A través de la investigación de Bonilla, reconstruye los abismos subjetivos de este asesino. En uno de los momentos más inquietantes del filme, Vinicio confiesa a Bonilla lo que siente cuando estrangula a sus víctimas. Por un momento el espectador se encuentra con los conflictos interiores de un personaje indescifrable que ama y asesina niños.


Más allá de la simple reprobación, el filme plantea una serie de preguntas sobre los móviles de un hombre de personalidad psicopática, agobiado por el alcohol, dentro del cual conviven los más altos ideales religiosos con las más bajas pasiones. Frente a la estigmatización del asesino a la que recorre usualmente el cine policial, Cordero plantea una mirada menos simplificadora. En lugar de presentar al monstruo asesino como ese “otro” lejano a nosotros que encarna el mal absoluto lo pinta como el lado oculto del buen cristiano y del buen ciudadano.

Por otro lado, Cordero pone en discusión el sensacionalismo en los medios masivos de comunicación. El filme es una severa crítica al mismo tiempo que un homenaje a la crónica roja. Si por un lado propone un cuestionamiento de los inescrupulosos procedimientos que usan los medios para seducir a las audiencias. Por otro, como lo señaló una parte de la crítica, el filme cae en un lógica sensacionalista al explotar escenas de violencia exacerbada como es el caso del linchamiento inicial con que arranca el relato.

Crónicas es la película ecuatoriana que más difusión ha tenido a nivel internacional. Producida por Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, participó en los festivales de Cannes, Venecia, San Sebastián, Sundance, Guadalajara, entre otros. Gano 12 premios internacionales y tuvo un exitoso estreno comercial en Estados Unidos. Contó con la sobresaliente actuación del mexicano Damián Alcázar, cuyo papel de Vinicio Cepeda fue galardonada con varios premios internacionales.





Crónicas. Año: 2004. Dirección: Sebastián Cordero. Intérpretes: John Leguizamo, Damián Alcázar, Leonor Watling, José María Yazpik, Henry Layana, Tamara Navas, Washington Garzón, Camilo Luzuriaga, Peki Andino, Alfred Molina. Guión: Sebastián Cordero. Producción: Jorge Vergara, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Bertha Navarro, Isabel Dávalos. Música: Antonio Pinto. Fotografía: Enrique Chediak. Duración: 108 min.

0 comentarios

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com