Las huellas del olvido

26.6.09 en 4:20 p.m.

Memoria de Quito (2009) de Mauricio Velasco


En alguna ocasión, Camilo Luzuriaga decía que los cineastas ecuatorianos no asumen su condición de intelectuales. Creo que la cosa es mucho peor. En nuestro país hacer cine está en camino de convertirse en un ejercicio técnico divorciado del trabajo intelectual. Por esta razón es gratificante encontrase con un documental como Memoria de Quito de Mauricio Velasco. El filme es una sobria reflexión sobre los usos políticos de la imagen, sobre la construcción de la memoria, sobre las historias no contadas de la población indígena dentro del relato fundacional de nuestra ciudad capital.

Una fotografía de una mujer indígena que permanece desnuda y de pie expuesta a la mirada escrutadora de una cámara es el origen de una compleja indagación. El documentalista se pregunta quién puede haber sido esta mujer de la cual solo queda un registro fotográfico sobre un pedazo de papel ajado. En la búsqueda de esa respuesta se despliegan un denso tejido de asociaciones que confrontan al presente con el pasado, al mestizo con el indígena, la identidad con su sombra.

Por su condición de indígena, mujer y malformada, la fotografiada seguramente estuvo sometida a una triple discriminación. Su vida fue insignificante para la historia, el poder y la ciudad. El documental, cumple entonces la función de dotar de significancia a ese ser insignificante. La imagen se convierte así en un síntoma de los traumas culturales, sociales e históricos de nuestra sociedad marcada aun por una mentalidad colonial. A través de un juego de relaciones emerge poco a poco y de forma sutil el racismo, la discriminación y la exclusión característica de la muy noble ciudad de Quito.

Partiendo de la tesis de Walter Benjamin que dice “todo documento de civilización es documento de barbarie”, Velasco analiza y deconstruye la violencia simbólica que está detrás de imágenes aparentemente anodinas. Dibujos, pinturas coloniales, fotografías y filmes de archivo, fragmentos de programas de televisión son puestos en diálogo con una serie de discursos críticos. La voz reflexiva del documentalista y las opiniones de una serie de estudiosos, historiadores y dirigentes indígenas, desvirtúan la neutralidad de las imágenes. A través de los álbumes de la ciudad, del patrimonio cultural, de la regeneración urbana, el filme muestra como las elites ilustradas concibieron al indígena como un lastre cultural a ser erradicado.

Tras su indagación el documentalista llega una sola certeza. Nunca lleguemos a saber nada esta indígena ni del hijo que lleva en el vientre. De ella no se conserva nada, ni su nombre, ni su edad, su dirección. Excepto esta fotografía, quizá tomada por algún medico higienista con la finalidad de estudiar y regenerar a la raza indígena. Esta fotografía es parte de una historia no escrita, de un pasado repleto de vidas insignificantes que la ciudad moderna y civilizada preferiría olvidar. Memoria de Quito, es un ejercicio intelectual que nos recuerda que el olvido siempre deja sus huellas.

3 comentarios

  1. Anónimo Says:

    Gracias por el post.

  2. Doug Says:

    Querido Chris: tengo una pregunta sobre la primera frase de tu artículo. ¿Piensas que sea un problema que los cienastas no asuman el papel de intelectuales? ¿Crees que David Lynch, por ejemplo, asuma el papel de intelctual? ¿Alfred Hitchcok era un intelectual? ¿Billy Wilder? ¿Fritz Lang? ¿Fassbinder? Ni siquiera Luis Buñuel, era un intelectual en el sentido estricto de la palabra. Entonces, ¿por qué habría de ser un problema el que los cienastas ecuatorianos no asuman ese papel? ¿O es que te refieres al hecho de que no hacen películas inteligentes? Creo que hay un poco de confusión. En mi opinión, un intelectual difícilmente será un buen cienasta. Es posible que la historia cambie si hablamos de documentales. En fin.


    Un abrazo,

  3. Querido Doug

    Quien dice que los cineastas ecuatorianos no asumen su condición de intelectuales es Camilo Luzuriaga. Yo sostengo que existen muchas maneras de hacer cine. Una de ellas es la que consive al cine como un ejercicio intelectual. Esta es una de las que a mi me interesa más.

    Creo que en Ecuador, esta forma de concebir el cine ha sido poco explorada. Efectivamente, creo que no es necesario declararte intelectual para hacer un cine de profundas connotaciones conceptuales y teóricas. Los ejemplos que pones lo demuestran.

    Un abrazo
    Christian

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com