Estamira

2.8.07 en 1:44 p.m.
Es uno de esos filmes elogiados por unos (hay varias voces a su favor en la revista El Amante) y cuestionados por otros. Sin negar los méritos del documental de Marcos Prado, me ubico del lado de los otros. La película, un ambicioso relato de fotografía preciosista, reconstruye la vida de una minadora esquizofrénica que padece de delirio místico y trabaja en un basurero en las afueras de Río de Janeiro. Ella es Estamira, hija de una enferma mental y víctima de un padre violento. A sus sesenta años de edad, con dos matrimonios a cuestas, tiene tres hijos que la admiran y la aman por su sabiduría desconcertante, mezcla de lucidez y delirio. Los mejores momentos del filme empalman los exacerbados soliloquios de Estamira con bellísimas imágenes del basurero. La anciana enajenada reflexiona sobre la violencia de Dios, la hipocresía de las instituciones educativas, la inteligencia de la naturaleza. Sin embargo con el transcurso de la película estos sabios parlamentos poco a poco se convierten en la impotente vociferación de una loca. La narración del filme, algo desordenada, no se compromete con el punto de vista del personaje. El director contempla desde fuera el sublime espectáculo de la locura y la pobreza, mientras el drama interior de Estamira se torna fútil, confuso.

0 comentarios

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com