Queremos tanto a Ozu

3.7.07 en 5:54 p.m.
Cada 10 años, la prestigiosa revista londinense Sight & Sound realiza una encuesta a realizadores, críticos y programadores de todo el mundo sobre los diez mejores películas de la historia. Los últimos sondeos, realizados en 1992 y en 2002, traen una sorpresa: Cuentos de Tokio (1953) de japonés Yasujiro Ozu aparece como la única película no occidental considerada entre lo mejor del séptimo arte. No es ninguna novedad que canon del cine este conformado casi totalmente por filmes europeos y norteamericanos. Lo novedoso es que el nombre de Ozu conste por vez primera y aparezca tomando el lugar que Kenji Mizoguchi, Akira Kurosawa y Satyajit Ray tuvieron en las décadas del sesenta y setenta.

Yasujiro Ozu (1903-1963), hombre apacible y solitario, amante de la buena mesa, del sake y del cine americano, nunca se consideró un gran artista. Siempre dijo con humildad que lo único que hacía era tofu, carne artesanal de soja. Pensó que sus películas no serían entendidas en Occidente por su temática local y costumbrista. Realizó 54 filmes, la mayoría de ellos para los estudios Shochiku, la productora japonesa más grande de aquel entonces. Sus películas no son más que sencillos dramas familiares de clase media filmados en su mayor parte en interiores. Por esta razón, cineastas de la nueva ola japonesa, como Nagisa Oshima y Shohei Imamura, cuestionaron su actitud tradicionalista y su falta de realismo.

Expuestas así las cosas, ¿por qué Ozu está considerado en la actualidad como uno de los grandes maestros del cine de todas las épocas? ¿Por qué es admirado por cineastas tan dispares como Jim Jarmusch, Abbas Kiarostami, Win Wenders Aki Kaurismaki o Hou Hsiao-Hsien?

Una primera respuesta está en el lenguaje riguroso y contemplativo del realizador. A lo largo de toda su obra, Ozu logró crear un rígido sistema formal que conjugó la tradición visual japonesa con las innovaciones tecnológicas propias del cine. Creó de esta manera un lenguaje fílmico singular que funciona al margen de las convenciones del cine occidental, sea este el relato clásico americano o su réplica moderna europea. A través de una cámara fija, baja y frontal, Ozu logró recrear el transcurso de la vida cotidiana desde un cierto espíritu de contemplación. De ahí que algunos críticos, como Paul Schrader, relacionen la mirada del cineasta con la contemplación mística propia del budismo zen.

En segundo lugar, mediante planos largos y fijos, que buscan la perfección de la geometría, el director sustrae la acción para dejar ver el flujo del tiempo. Por esta razón Gilles Deleuze, consideró a Ozu como el inventor de “la imagen-tiempo”, esa “situación óptica pura” que más tarde será un recurso común del cine moderno europeo. Ozu torno visible el tiempo a través del uso frecuente de espacios vacíos o naturalezas muertas que transcurren al margen de la acción de los personajes. Un árbol de Primavera tardía (1949), el faro en La hierba errante (1959), las chimeneas en El sabor del sake (1962) son una clara muestra de este tipo de planos en donde el tiempo real coincide con el tiempo fílmico.

En tercer lugar, la obra de Ozu con su particular lenguaje se presenta como una compleja escenificación del conflicto entre tradición y modernidad en el Japón de la primera mitad del siglo XX. Frecuentemente se dice que la gran temática de la obra de Ozu es la desintegración de la familia tradicional japonesa por influencia de la cultura occidental. Siendo esto cierto, resulta singular el tono apacible con que se aborda tan crítica temática. Tal parecería que la obra de Ozu es una especie de duelo amble y sereno por un mundo de tradiciones y costumbres hoy seguramente extinto. Un duelo gozoso en el cual lo perdido aun vive y nos permite imaginar que otro cine es posible.

0 comentarios

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com