Mínimo, blanco y brillante

3.7.07 en 4:26 p.m.

Uno
El cine clear podría definirse por su pulcritud y transparencia. La eliminación de todo ornamento narrativo, el vaciamiento del encuadre, la preponderancia de la luz y color blanco serían algunas su características. Un amplio repertorio de filmes acude a mi mente. Me quedo seducido por un cortometraje: Test de Bill Morrison. Siguiendo lineamientos del found footage, el cineasta norteamericano monta una serie se filmes antiguos con desconcertantes imágenes de Alaska. Gigantescos bloques de hielo que apenas se divisan entre la bruma son registrados por un cámara lenta y zigzagueante instalada en la cubriera de un barco. Una melodía minimalista, construida por tres acordes que se repiten incesantemente, envuelve a la obra de un ambiguo lirismo. La repetición sonora y el lento bamboleo de la cámara provocan un dulce hipnotismo.

Dos
Cuando George Lucas aún no era nadie hizo THX 1138, en mi opinión su primer y mejor filme. Lejos del barroquismo de Guerra de las galaxias, el joven Jorge diseñó un austero relato sobre una sociedad de control fundada en la alta tecnología y la represión de los afectos. Siguiendo a escritores como George Orwell y Aldous Huxley, construyó un mundo aséptico donde la contaminación, la desmesura y las pasiones han sido eliminadas. Los individuos y el espacio han sido reducidos a su mínima expresión. Todos los trabajadores visten trajes blancos y están rapados, tiene por nombre un simple número de serie. El espacio es una gigantesca concha de lugares vaciados y paredes blancas. Planos absolutamente despojados, muestran a los personajes atrapados en un espacio sin marcas, ni señales, ni parado ni presente. El blanco sin fin torna visible la asepsia del poder.

Tres
Nacido y criado, la última película del argentino Pablo Trapero inicia con un pulcro plano secuencia de más de cinco minutos de duración. La cámara acompaña a los miembros de una familia exitosa en el inicio de una mañana cualquiera. Con prolijidad y cuidado, Trapero describe a sus personajes en el interior de una deslumbrante casa, donde todo es blanco y transparente. Elipsis mediante, luego reconstruye el conflicto de Santiago, el padre de la familia, que ante un penoso accidente ha huido a la Patagona. La estética clear del inicio se encuentra con su contrario. La luminosidad del ambiente familiar y los planos aéreos del sur argentino cubierto de nieve son una evocación sublime de la pureza deseada, el ideal siempre perdido.

0 comentarios

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com