Hollywood: neoclásico e hiperrealista

3.7.07 en 5:03 p.m.
La comparación se impone. Las dos se estrenaron el año pasado con mucho éxito comercial. Las dos fueron producidas por los grandes estudios de Hollywood. Las dos fueron realizadas por veteranos maestros de la narración. Las dos son un remake del alto presupuesto de obras ajenas al circuito de los estudios. Las dos tratan los conflictos de identidad de policías encubiertos en el mundo del crimen organizado. Me refiero a Los infiltrados de Martin Scorsese y a Miami Vice de Michael Mann.

Confieso que su momento estos filmes me dejaron algo insatisfecho. Y quizás por esto, hoy vuelvo sobre ellos. Los retomo aquí para leer dos tendencias actuales del cine de Hollywood que en los últimos años parece haberse reinventado a punta de revival y de reciclaje. Los géneros cinematográficos que proliferaron en la época de oro están de vuelta, no hay duda. Tampoco la hay respecto a que las major han hecho un buen negocio del reciclaje de todos los detritus de los mass media. Sean estos serie B, programas tv., videojuegos, o películas de culto asiáticas, da igual.

Solo en este contexto es imaginable que Martín Scorsese logre el más taquillero éxito de su carrera con un remake de una película hongkonesa. Por supuesto, Los infiltrados no es solamente una versión aclimatada en Boston la estupenda Infernal affairs de Wai Keung Lau y Siu Fai Mak. Es también un homenaje a los policiales de la Warner y un reencuentro del director con el universo del hampa, retratado en Goodfellas y Casino. Por su parte, Michael Mann dio nueva vida a la clásica teleserie de los 80’ en Miami Vice. Lejos de los colores pastel del serial, pero con aire tan camp y cool como el de entonces, Mann volvió a posicionar el imaginario mítico y fálico del sur de Florida. Botes surcando el mar a toda velocidad, paraísos de cristal y neón, dinero circulando a raudales, imperios globalizados de narcotráfico.

Si Los infiltrados es una especie de relato neoclásico que vuelve sobre las convenciones del género policial. A ritmo de rock y con un montaje crepitante, retoma progresión dramática y la perfecta concatenación de hechos de cine de los cuarenta y cincuenta. Miami Vice, en cambio, es un complejo pastiche de texturas que exploran las posibilidades de la imagen digital. Su relato es una acumulación de secuencias autónomas cuyo valor radica en su composición visual de alta definición. Mientras, Los infiltrados fue filmada con la clásica cámara Arriflex 435, Miami Vice fue gravada con Sony HDW-F900.

Los dos filmes refundan el realismo del cine norteamericano en la época del el pastiche y la alta tecnología, cada uno lo hace a su manera. Mientras Scorsese hace un gesto retro, Mann ensaya un trazo hiperealista. Mientras el uno, afirma un retorno contemporáneo al clasismo narrativo, el otro exacerba el código visual del realismo. Por un lado, Scorsese se pregunta cómo hacer una narración policial en la época de los teléfonos celulares, como lo ha sugerido Gustavo Noriega. Por otro, Mann indaga sobre el tipo de imagen le corresponde a un mundo globalizado, donde el código de la sensibilidad es el digital. Lejos del espectacular despliegue de Pandillas de Nueva York y El aviador, Los infiltrados trabaja con puro suspense basado en la comunicación entre los personajes y en la dosificación de la información. En contraste, Miami Vice, al igual que Colateral, juega con la sensualidad de la imagen dentro del régimen reactivo de la high definition. Rostros en primer y paisajes de la ciudad son enfocados con la misma nitidez apelando a una profundidad de campo antes solo reservada al formato fílmico. Con razón Cyril Neyrat sostiene que la película es una reflexión sobre la disolución de limites entre verdad y el artificio en la era digital.

Tras el auge del cine fantástico, Hollywood parece retornar al realismo, a un realismo exagerado que transita por dos vías: una neoclásica otra hiperreal.

0 comentarios

Publicar un comentario

Comenta este artícculo

Vïa Visual | Powered by Blogger | Entries (RSS) | Comments (RSS) | Designed by MB Web Design | XML Coded By Cahayabiru.com